Justicia ambiental

El río Matanza Riachuelo es un curso de agua de 64 km muy contaminado que corre a lo largo de la periferia al sur de la ciudad de Buenos Aires. Hay tres fuentes de contaminación: aguas residuales, desechos industriales y basura. Se estima que las condiciones de salud y de vida son altamente riesgosas para al menos 1.7 millones de personas que viven en la cuenca del río.

¿Por qué recurrimos a la ciencia ciudadana social para abordar la justicia ambiental en Buenos Aires?

La gestión política en la cuenca debe incluir el entendimiento de la población afectada sobre la naturaleza y el significado de tales riesgos socioambientales, para así construir una participación social sólida. Esta es necesaria para garantizar la justicia ambiental.

Entendemos la justicia ambiental como la participación justa y significativa de todas las personas directamente afectadas por la contaminación ambiental. Esto incluye la participación en los procesos de toma de decisiones, en la definición de cuál es el problema, así como los riesgos socioambientales, y en el diseño de acciones para mitigar estos riesgos. Por lo tanto, es muy necesario recopilar información sobre cómo los diferentes grupos de ciudadanos en la cuenca Matanza-Riachuelo piensan e identifican estos riesgos.

¿Cómo sucederá?

El proyecto tendrá un impacto directo en aumentar la visibilidad de los problemas de vivir y trabajar en la cuenca Matanza-Riachuelo. Utilizaremos diferentes herramientas para lograr este objetivo, por ejemplo, metodologías de mapeo colectivo para identificar categorías clave de daño social / ambiental dentro de una población, talleres para co-diseñar la investigación y una base de datos de acceso público que se generará utilizando una plataforma de código abierto.